EL LIDER DEL SIGLO XXI

A través de los años el mundo ha ido evolucionando y desarrollando, desde el momento que la revolución industrial el hombre comenzó a transformarse por los cambios que suscitaron en el momento así surge el proceso administrativo y que los administradores sean líderes.

Desde ese momento se ha empezado a evolucionar el emprendimiento de que los administradores ocuparan un liderazgo en la empresa y se ha buscado diferentes cualidades que fueron propuestas por John Maxwell en su libro “The 21 Indispensable qualities of a Leader” 1

  • Actitud Positiva: enfocar la mente a conseguir lo que quiere para alcanzar el éxito.
  • Autodisciplina: a la conciencia individual la posibilidad de lograr hacer o dejar de hacer algo.
  • Capacidad de trabajo: poner en marcha de la voluntad individual para ejecutar una acción con respeto hacia el trabajo y la aspiración hacia el progreso.
  • Carácter: mostrar cualidades en su modo de ser u obrar que la diferencian de las demás
  • Carisma: poner sus capacidades en las acciones que realiza de forma que atraiga o fascine.
  • Compromiso: acordar, contraer y cumplir obligaciones con la organización y con los demás.
  • Comunicación: se deben expresar bien y, sobretodo, ser persuasivos en sus argumentos, convincentes en su discurso.
  • Discernimiento: diferenciar algo de otra cosa, señalando la diferencia que hay entre ellas.
  • Enseñabilidad: transmitir sus conocimientos con la habilidad necesaria para que sean recibidos por el otro.
  • Escucha: captar no solamente las palabras sino los sentimientos del interlocutor.
  • Focalización: centrar, concentrar, dirigir su accionar en función de alcanzar un objetivo.
    inclinar el ánimo a anteponer el corazón a la utilidad y al interés.
  • Iniciativa: dar el paso necesario en el accionar para alcanzar lo propuesto.
  • Pasión: sensibilizar afectivamente, desde el desear y el sentir, las acciones a realizar.
  • Relaciones interpersonales: ser objetivo e imparcial en las apreciaciones, despojándose de juicios y aceptando a quienes lo rodean tal como son.
  • Responsabilidad: ser capaz de establecer un compromiso para dar una respuesta positiva o proactiva.
  • Seguridad: conocer y confiar en sus capacidades para lograr el éxito de un trabajo, una idea o una tarea.
  • Servicial: complacer y servir a los demás con disposición constante y perpetua sin esperar nada a cambio
  • Solucionar problemas: utilizar sus habilidades para generar compromiso con las cosas bien hechas, evaluando objetivamente su desarrollo para encontrar la forma de mejorar cada vez más.
  • Valor: actuar con subsistencia y firmeza en algún acto.
  • Visión de futuro: ser claros acerca de la dirección de su organización, inspirados en el escenario de futuro deseado que motive a las personas a la excelencia.

De todo ello podemos observar que tipo de líder deber ser la persona, pero en este nuevo siglo se busca un líder que debe potenciar su comunicación interna y externa entre todos los actores utilizando la capacidad social para conectar los nodos de conocimiento, creando espacios de conversación y co-creación de forma natural.

Los líderes necesitan entender cómo se utilizan las nuevas tecnologías y saber cómo pensar para poder analizar y sintetizar eficazmente la información que reciben. Esto va enfocado con el artículo anterior “Que habilidades debe tener un gerente para trabajar en una empresa”

La Escuela Activa – I

Escuela Activa

¿QUÉ ES LA ESCUELA ACTIVA?

Esta escuela activa ¿no es la vieja escuela del trabajo preconizado en tiempos de Pestalozzi? No. Esta última denominación abarca por un lado demasiado y por otro es insuficiente. Abarca demasiado por que podría aplicarse a todo establecimiento de enseñanza basado en la actividad, sobre todo a los de tipo profesional. Es insuficiente porque, como veremos, hay que distinguir entre el trabajo maquinal y es trabajo productivo.

¿La escuela activa es pragmática?

La respuesta es afirmativa si con ella queremos expresar que subordina los medios a los fines, que no cultiva el arte por el arte, la cultura por la cultura, el deporte por el deporte, el latín por esnobismo o el clasicismo por nacionalismo. Es pragmática si esto significa aumentar y extender la potencia de su exactitud y someter a este fin todos los valores de la vida.

Antes del advenimiento de la psicología experimental, el educador no tenía más camino que presentir, hoy ya sabe algo, mañana, mucho más.

¿Y qué se ha aprendido?

Que el niño crece como una pequeña planta, de acuerdo con leyes que le son propias, y que no posee con certeza más que lo que ha asimilado por un trabajo personal de digestión.
La institución de los grandes del pasado se asienta y enriquece con el conocimiento . psicológico del espíritu infantil y de las leyes que norman su desarrollo. Lo que era subconsciente se hace consciente. Esto es una característica de la nueva escuela activa. Hacer que lo consiente pase a ser inconsciente es correcto cuando se trata de la adquisición de un conocimiento mecánico. Pero constituye más un método de adiestramiento que de educación.

Es cierto que el aprendizaje de alguna técnica resulta necesario para el desarrollo de toda capacidad, incluso de la inteligencia. Para aspirar a un fin cualquiera que sea, es preciso utilizar medios y éstos, cuando se trata de un organismo vivo, cuerpo o espíritu, sólo puede conseguirse por la repetición, el hábito, el automatismo, condiciones básicas de todo progreso.

Este es el papel de la práctica y la repetición dela respuesta automatizada, de la eficacia mecánica. Este es el momento en que resulta beneficioso hacer que lo consciente pase a ser inconsciente.

El automatismo sólo tiene sentido como instrumento de un poder creador, sólo puede desarrollarse si la educación se concibe como un crecimiento progresivo, como un proceso sin tregua que permite a lo consiente ir tomando posesión cada vez más profunda de lo inconsciente. La educación se convierte así en el arte de hacer consciente lo inconsciente.

Como indicó Henri Bergson, el espíritu, poco capaz de imaginar un movimiento continuo, prefiere fraccionarlo en proporciones que parecen inconexas. Escribió Stanley Hall, celebre psicólogo americano, autor de Adolescence. Nemo pedagogus nisi biologus, diría a mi vez. Nunca teoría y práctica se complementaron y esclarecieron mejor la una a la otra que la teoría biológica y la práctica pedagógica de la Escuela Activa.

¿En qué consiste esta esta Escuela Activa cuya orientación se nos indica, pero sin precisar sus límites? No hay respuesta y por una buena razón: como ella propicia, ante todo el surgimiento de cuanto hay de bueno en la naturaleza propia del niño de cada niño, no podría adoptar una definición a priori, un programa a priori un método a priori.

La escuela activa es un organismo, con todo lo que esta concepción comporta de orden y de imprevisto, de presión en lo universal y de indefinible en lo individual. La escuela activa por primera vez en la historia, hace justicia al niño.

Autor: Mg. Luis Alberto Wurtelle
Director: Incapro Perú

Los Siete Hábitos Que Sabotearán Tu Trabajo

Por Jorge Ayona

Existen hábitos que sabotean nuestro desempeño laboral. Es muy posible que ni siquiera nos percatemos que los tenemos. Debido a esto, les dejo una lista, para que podamos examinarnos y corregirnos.

Esta es la lista:

  • El Hábito De La Queja

Hay personas que siempre se están quejando, esas que se quejan cuando llueve y cuando sale el sol, cuando hace frío y también cuando hace calor, cuando están solas y cuando están acompañadas; nada les contenta. Ellas alejan a las personas de sì mismas, corrompen el ambiente laboral, desmotivan a los demás.
No te sorprenda el porqué no eres considerado para un ascenso o liderar un equipo.

  • El Hábito del Arribismo

Esta afirmación acerca de arribismo es sumamente aguda:

…unos soban y otros rajan, unos serruchan el piso y otros trepan, unos te dejan colgado de la brocha y otros te traen abajo.
Carlos Delgado Olivera (1926 – 1980). El Arribismo en el Perú

Es el cuadro del típico arribista en la oficina, buscando quedar bien con los jefes rebajando a los demás, cosificando y utilizando a sus compañeros.

  • El Hábito De No Honrar Los Compromisos

Uno de los hábitos más peligrosos de los hombres políticos mediocres es prometer lo que saben que no pueden cumplir.
Gustave Le Bon

Ejemplo de esto son los que sea que su función los obligue a cumplir plazos, tareas, citas, etc. y simplemente, sin motivo ni aviso; usualmente dando excusas, no los cumplen. Nuestras empresas son mediocres, porque están regidas por mediocres.

  • Molestarse en vez de ofrecer soluciones para el problema

Los negocios sociales son empresas creadas para resolver problemas… Si todos creemos en ello, desaparecerá la oscuridad.
Muhammad Yunus

Tanto al jefe como al empleado se les paga por resolver problemas. A estos se les debe esperar, encarar y resolver. ¡No perder el tiempo en quejarse por ellos!

  • El Hábito De Ser cerrados con los conocimientos

“No enseñar a un hombre que está dispuesto a aprender es desaprovechar a un hombre.”

Son los que temen enseñar lo que saben, por temor a ser desplazados, en lugar de preocuparse por estar siempre actualizados en sus conocimientos.

  • El Hábito De Ser exigente, pero dar poco

“Si quieres obtener más, cerciórate de exigirte más a ti mismo.”
Napoleón Hill

Constantemente exigen y demandan cosas de los demás. Ya el evangelio mencionaba de personas que ponían cargas sobre los demás y sólo no las llevaban, sino no ayudaban a los demás a llevarlas.
¡Qué terrible es tener un jefe así!

  • El Hábito De Querer Abarcarlo Todo

Quién mucho abarca, poco aprieta
Refrán popular

Estás personas detrás de pretrender de que lo saben y lo pueden todo, esconden una gran inseguridad. Desean controlarlo todo. No trabajan en equipo, no saben delegar. Se hacen a sí mismos “indispensables”.

Estos estorbos impiden tu avance. Estás a tiempo de corregirte.

Impulsa Tu Productividad

Por Jorge Ayona
Es muy fácil no optmizar nuestro uso del tiempo, sea que trabajemos en una empresa, o seamos independientes. Los dìas pasan y vemos que hemos perdido el tiempo haciendo y atendiendo llamadas inntrascendentes, o hemos asistido a largas reuniones sin resultados. No es raro el sentirnos tenss y frustrados por no cumplir plazos, dedicarnos a lo que realmente importa. Lo peor es que esta falta de resultados es notoria a los que trabajan con nosotros o a nuestros clientes.

Te doy algunos consejos para superar este obstàculo:

Elabora Una Lista Diaria De Tareas

Debemos diferenciar lo importante de lo urgente; a esto llamamos priorizar. Pregúntate: Esta actividad/reuniòn/llamada en que medida va contribuye a nuestro rendimiento efectivo, a lograr las metas de nuestro puesto o emprendimiento. Una vez definido esto, elaboremos una lista de las mismas y procedamos a seguirla. Esto eliminará las divagaciones y nos permitirá seguir una direcciòn en nuestras actividades.

Elabora Metas Que Puedas Cumplir

No puedes pretender disparar las ventas de tu compañìa en un 100% en 24 horas… los eventos requieren procesos que a su vez tardan su tiempo. En vez de adelgazar 20 kilos en una semama, ¿por qué no establecer metas más realistas tales como 4 kilos en un mes, así en 5 meses habrás bajado los 20 kilos? El mismo principio aplìcalo a todas tus metas.

Monitorea Tu avance

Establece un sistema de control. Los jesuitas tienen un método muy interesante: Primero determinan, entre varias áreas a corregir, la más importante que usualmente es la que más afecta a otros. Anotan medidas para corregirla, y todos los días, al mediodía y al acostarse, examinan si cayeron en el defecto o no, y que medidas tomar para erradicarlo.
Algo asì establece para tu propia vida.

Estos tips te ayudarán a impulsar tu rendimiento y a reducir tu estrés.
¡Suerte!